Abejas sin aguijón

Meliponicultura para conservar los bosques tropicales y el Buen Vivir

Leer más...

Generamos y extendemos los elementos para la conservación de las abejas sin aguijón, como medio para garantizar la continuidad de los bosques amazónicos y como fuente de bienestar social a través de la Meliponicultura.

¿Que son las abejas sin aguijón?

 Los melipónidos Apidae (Hymenoptera: Apidae: Meliponini), llamados comúnmente “abejas sin aguijón”, son un grupo grande de insectos que habitan en las zonas tropicales y subtropicales de América del Sur, Central, Asia, África y Oceanía. Mucho antes de la introducción de la abeja común (Apis mellifera) por los primeros colonizadores europeos, muchas culturas indígenas de América del Sur y Central aprovecharon la miel, cera y polen de las “abejas sin aguijón”. La miel tiene propiedades medicinales comprobadas, para el tratamiento de las gastroenteritis, úlceras gástricas, heridas; posee además, actividad antibacteriana.

Las abejas sin aguijón tienen un rol crucial en la polinización en los ecosistemas naturales y agrícolas de las regiones tropicales del mundo. En la región amazónica, serían responsables de polinizar cerca del 38% de todas las especies de plantas que allí existen. La función ecosistémica de los melipónidos es fundamental para la conservación de los bosques y su grado de coadaptación se encuentra tan desarrollado, que la pérdida del hábitat original amazónico amenaza la continuidad de sus poblaciones y diversidad genética. El daño causado a los sistemas de polinización y la disminución de cierto tipo de polinizadores es un fenómeno global que se ve agudizado por el cambio climático, que modifica los patrones de comportamiento y distribución de la biodiversidad con la alteración consecuente de la relación planta-polinizador.

¿Qué es la meliponicultura?

La meliponicultura es el manejo de las abejas sin aguijón con fines de aprovechamiento, conservación o recreación.

La meliponicultura es una actividad sencilla, con grandes posibilidades de éxito y puede contribuir a fortalecer la gestión de conservación en territorios biodiversos, afectados por la deforestación.